Skip Navigation Links
Pianistas presentaron un concierto a dos pianos con un programa variado en el Gran Teatro Nacional
|

UNA NOTA DE NUESTRO AMABLE COLABORADOR 
José Villagarcía (Tano Factótum)

El pasado jueves 2 de mayo se realizó el Concierto a dos pianos con los destacados pianistas peruanos Juan José Chuquisengo y José Luis Madueño. Conversamos con los artistas antes del concierto en el Gran Teatro Nacional.

La Entrevista

Filarmonía: ¿Cómo fue su encuentro con la música y su formación musical?

José Luis Madueño: La música la escucha uno desde que está dentro de la mamá, es una experiencia natural para cualquier ser humano, incluso los animales escuchan música y reaccionan a ella. Mi padre es músico, a mi casa iban poetas y músicos, escuché desde muy chico toda esa interacción que había con otros músicos como Chabuca Granda, Félix Casaverde, Ronaldo Campos, el director de Perú Negro, había mucha afluencia de cultura en casa. Mi formación musical en sí empezó con el piano clásico desde los siete u ocho años, siempre escuchando lo que había en las radios y tratando de tocar lo que había alrededor, música clásica que tenía en discos. Eso fue en mis inicios, en mi adolescencia y juventud tuve profesores particulares, estudié orquestación y de manera autodidacta también, sigo hasta el día de hoy. Creo que uno nunca deja de aprender. 

Juan José Chuquisengo: En mi caso crecí con música popular, lo que se escuchaba en la radio y lo que amaban mis padres, aman mucho la música, después surgió la formación clásica, entré al Conservatorio, hoy universidad, para estudiar piano, se volvió una disciplina, luego una forma de vida, mi profesión. Pero la música popular quedó como algo muy cercano. Después de haber hecho una trayectoria pianística internacional decidí volver a mis raíces y reencontrarme con la música popular tratando de juntar ambos mundos.

Filarmonía: Ha desarrollado su carrera fuera.

Sí, vivo en Alemania hace bastante tiempo y he tocado conciertos en más de cincuenta países.

Filarmonía: Es un embajador cultural de la Marca Perú, ¿cómo se siente con esta distinción?

Juan José Chuquisengo: Es un gran honor, una alegría poder representar a un país con una riqueza cultural enorme, sobretodo es bueno que el Perú asuma su valor cultural dentro del escenario del mundo, esa enorme diversidad de culturas que tiene para ofrecer al mundo, que fue rezagado por mucho tiempo. El primer representante mundial de la cultura peruana es la cocina, fue un primer escalón, pero la música y el arte puede ser el siguiente escalón para mostrar la grandeza que tiene el Perú.

Filarmonía: Sobre todo en este país con una cultura milenaria. Se han encontrado flautas en Caral.

Juan José Chuquisengo: Así es, exacto, instrumentos musicales. Me lo decía el viceministro de Cultura, están registrados cien mil sitios arqueológicos en el Perú, cuántos sitios habrá sin registro. Eso es casi toda Latinoamérica junta, con excepción de México. Lo que hay debajo de esta tierra es enorme, todavía estamos en proceso de asumirlo.

Filarmonía: Y también tenemos la primera obra polifónica: el Hanac Pachap.

Juan José Chuquisengo: Exacto, las primeras misas, la pintura cuzqueña, la arquitectura, la que llaman la Capilla Sixtina de América en Andahuaylillas. En todas las artes el Perú es maravilloso, pero falta todavía en la época moderna seguir promoviéndolo.


Tocando el piano a 4 manos

Filarmonía: ¿Cómo nació la idea de hacer el concierto juntos?

José Luis Madueño: Esto nació el día que nos conocimos en Nueva York en una reunión en casa de amigos, en esa casa había un piano, nuestro amigo en común es músico también, nos sentamos a tocar cada uno el piano hasta que se nos ocurrió sentarnos en el mismo banco a tocar jazz, valses peruanos, ahí surgió esa chispa, esta idea de hacer música juntos.

Juan José Chuquisengo: Y de realizar un encuentro de músicas, José Luis es un maestro en música de todo el mundo, sobretodo latinoamericana y peruana, y yo tengo una exploración en la música clásica, ver que uno puede trascender esos pequeños límites entre las músicas, lo dijo el gran músico de jazz Bill Evans: es tocar con la mente universal de la música, es como el idioma original.

Filarmonía: En el concierto tocarán música clásica, moderna y peruana.

Juan José Chuquisengo: Exacto.

José Luis Madueño: Vamos a tocar algo de Beethoven, Chopin, Rachmaninoff, y vamos a improvisar, usaremos la improvisación como un lenguaje, también música de compositores latinoamericanos, algo de jazz, un par de composiciones mías también. Como dice Juan José, en esta propuesta se unifican, la música clásica y la música popular son la misma.

Juan José Chuquisengo: Y hablando del punto que dijo José Luis de la improvisación, para el oyente y el amante de la música clásica, los grandes improvisadores de la historia fueron Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Frédéric Chopin, Claude Debussy. La antorcha de la improvisación se perdió por cuestiones históricas y la tomó la música popular, la mantuvo el jazz, la mantuvo el flamenco, la improvisación es inherente a la música clásica.

Filarmonía: Y podremos disfrutar el concierto en este teatro de todos los peruanos.

Juan José Chuquisengo: Este teatro para todos los peruanos, y que todavía a muchos peruanos les falta conocer, piensan que es muy caro, pero no. Es estupendo, tengo la oportunidad de ir a diversos países, la acústica es absolutamente de nivel internacional, es un gusto tocar acá.

José Luis Madueño: Es de los mejores de Latinoamérica, es un teatro realmente muy bien hecho.

El Concierto

El programa de esa noche empezó con la Sonata N°8 en do menor de Beethoven, al finalizar la pieza, Juan José Chuquisengo se dirigió al público y explicó, especialmente a los puristas, que las variaciones e improvisaciones que tocaron eran parte del programa, destacó a los grandes músicos improvisadores que mencionó en la entrevista. Continuaron con Vals en re de José Luis Madueño. Siguió Corcovado de Antônio Carlos Jobim y Berimbau de Vinícius de Moraes y Baden Powell, durante las improvisaciones, Madueño se levantó y empezó a tocar directamente las cuerdas del piano, dejando de lado al teclado, lo siguió Chuquisengo. Luego deleitaron al público con José Antonio de Chabuca Granda, la conexión con la sala ya era total. Después de Payaso de Egberto Gismonti, anunciaron el primer tema tocado directamente de la partitura, sin alteraciones: el vals de la Suite N°2 en re de Sergei Rachmaninoff.

La segunda parte del concierto empezó con el Preludio insensato basado en el preludio en mi menor de Chopin. Tocaron Los mareados de Juan Carlos Cobián antes de Negra presuntuosa de Andrés Soto, invitaron a seguir con aplausos y cantar al público. José Luis Madueño presentó su obra Chorito, siguió My foolish heart de Victor Young y Ned Washington. Finalizaron el programa con su versión de Libertango de Astor Piazzolla.

El público fascinado hizo regresar a los pianistas quienes regalaron dos piezas más.

Categorías: Miscelánea Cultural | Música

Ingresa tu usuario o Regístrate aquí si desas comentar.
Usuario Contraseña
O si prefieres, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter. Redes Sociales
Ofrenda Musical
Síguenos Facebook Facebook Facebook
Circulo de Amigos
Descuentos con Carnet Vigente
Ministerio de Cultura
TV Perú
Universidad Ricardo Palma
Biblioteca Abraham Valdelomar de Huacachina (Ica)
Británico Cultural
ICPNA 2019
Instituto Neuroquirúrgico Ricardo Palma
Banner Pucp
Quimpac
USMP
Samaca Organico